2020-09-24
Ilham Aliyev pronunció un discurso en los debates generales del 75º período de sesiones de la Asamblea General ONU

Discurso del presidente Ilham Aliyev

Sr. Presidente,

Sr. Secretario General,

Distinguidos Jefes de Estado y de Gobierno,

Felicito al presidente del 75º período de sesiones de la Asamblea General, Sr. Volkan Bozkir, por su elección. Estamos encantados con la elección de un representante de la fraternal Turquía para tan distinguido puesto. Pueden estar seguros de que Azerbaiyán no escatimará esfuerzos para prestarles su apoyo en esta responsable y honorable tarea.

En el Programa de Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030 se estipula que "no puede haber desarrollo sostenible sin paz y no hay paz sin desarrollo sostenible". Para lograr una paz y seguridad internacional sostenible, debe ponerse fin a la ocupación. Debe garantizarse la adhesión a las normas y principios del derecho internacional y la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Casi el 20% del territorio de Azerbaiyán permanece bajo la ocupación de Armenia durante casi 30 años. Armenia usó la fuerza militar contra Azerbaiyán, en brutal violación de la Carta de las Naciones Unidas, y ocupó Nagorno-Karabaj y otras siete regiones de Azerbaiyán. Más de un millón de azerbaiyanos se convirtieron en refugiados y desplazados internos.

Armenia llevó a cabo la depuración étnica contra la población azerbaiyana en los territorios ocupados. Todos los azerbaiyanos fueron expulsados por la fuerza de los territorios ocupados. Armenia cometió varios crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad contra civiles azerbaiyanos. Armenia estableció el régimen criminal y terrorista títere en esos territorios para ocultar su responsabilidad en la ocupación de nuestras tierras.

Armenia cometió el genocidio de Joyalí en 1992 matando a 613 residentes pacíficos de Joyalí, entre ellos 106 mujeres y 63 niños. Más de diez países han reconocido el genocidio de Joyalí.

Cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU exigen la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas armadas armenias de los territorios ocupados de Azerbaiyán.

En algunos casos, las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han sido implementadas en pocos días. Sin embargo, Armenia continúa ignorando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU durante casi 30 años. Se deben imponer sanciones internacionales a Armenia como Estado agresor.

En flagrante violación de las normas del derecho internacional, Armenia aplica una política de asentamientos ilegales en los territorios ocupados. Mientras que la comunidad internacional, incluido Azerbaiyán, se concentra en eliminar las consecuencias de la explosión de Beirut, Armenia hace un mal uso de la situación al asentar a libaneses de origen armenio en los territorios ocupados de Azerbaiyán.

El asentamiento ilegal constituye una grave violación del derecho internacional, incluido el Convenio de Ginebra de 1949. Se trata de un crimen de guerra. El asentamiento ilegal en los territorios ocupados de Azerbaiyán no puede tener ningún efecto jurídico.

El patrimonio cultural del pueblo azerbaiyano en el territorio de la actual Armenia ha sido demolido y saqueado. Armenia también destruyó todos los monumentos históricos y religiosos azerbaiyanos en los territorios ocupados. El objetivo es borrar todos los rastros azerbaiyanos que se encuentren allí.

Armenia explota ilegalmente los recursos naturales y utiliza las reservas de agua para crear una crisis ambiental artificial en los territorios ocupados. Armenia extrae oro y otros metales y minerales preciosos de las tierras ocupadas de Azerbaiyán y los exporta a los mercados internacionales. Se trata de un plan de actividades comerciales ilegales y de blanqueo de dinero.

Las empresas internacionales que explotan ilegalmente los recursos naturales de Azerbaiyán en los territorios ocupados se enfrentarán a la responsabilidad jurídica si no detienen inmediatamente su actividad ilícita. Azerbaiyán ya ha comenzado a tomar medidas legales contra las personas y empresas que explotan ilegalmente nuestros recursos naturales en los territorios ocupados.

Armenia apunta deliberadamente a la población civil y perpetra provocaciones a lo largo de la línea de contacto y la frontera entre Armenia y Azerbaiyán.

En abril de 2016, Armenia lanzó un ataque militar a gran escala contra Azerbaiyán. Como resultado de ese ataque, murieron 6 civiles azerbaiyanos, incluido un niño, y 26 civiles resultaron heridos.

Las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán tomaron contramedidas y liberaron una parte de los territorios ocupados.

El ataque deliberado de Armenia en 2017 provocó la muerte de la niña de 2 años Zahra Guliyeva y su abuela.

El 12 de julio de 2020 Armenia perpetró otra provocación a lo largo de la frontera estatal. Nuestros militares y un civil de 76 años de edad murieron a causa del bombardeo con artillería del distrito de Tovuz de Azerbaiyán, mientras que la infraestructura civil sufrió grandes daños.

El propósito de esta provocación de Armenia era crear una nueva fuente de tensión en la región, dejar de lado la cuestión de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán por parte de Armenia, involucrar a terceros en el conflicto y dañar los proyectos de infraestructura estratégica de Azerbaiyán. También intentaron distraer la atención de su pueblo de los crecientes problemas socioeconómicos de Armenia.

Sin embargo, Azerbaiyán tomó represalias resueltas y Armenia no logró ninguno de esos objetivos. Armenia se enfrentó a otra derrota militar. Armenia apeló a la ODKB (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva) para obtener asistencia militar, admitiendo así su derrota.

Recientemente, un grupo de sabotaje armenio intentó penetrar a través de la línea de contacto. El jefe de este grupo fue detenido por militares azerbaiyanos el 23 de agosto de este año. Confesó que el grupo planeaba cometer actos terroristas contra militares y civiles azerbaiyanos.

El Gobierno de Armenia rechazó la propuesta de Azerbaiyán de intercambiar a todos los cautivos sobre la base del principio "todos a todos". Los civiles azerbaiyanos Dilgam Asgarov y Shahbaz Guliyev, que visitaron las tumbas de sus padres en los territorios ocupados, fueron tomados como rehenes y torturados. Permanecen en cautiverio durante más de seis años.

Las llamadas "elecciones" de este marzo en los territorios ocupados de Azerbaiyán fueron otra provocación. Esas llamadas "elecciones", como las anteriores, fueron condenadas y rechazadas enérgicamente por la comunidad internacional, incluidos los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, el Movimiento de los Países No Alineados, la Organización de Cooperación Islámica, la Unión Europea, el Parlamento Europeo y otros.

La presencia ilegal de las fuerzas armadas de Armenia en las tierras ocupadas de Azerbaiyán sigue siendo una importante amenaza para la paz y la seguridad regionales. Armenia trata de obstaculizar el proceso de paz con la mediación de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE. El objetivo que persigue Armenia es mantener el actual statu quo de ocupación y anexar los territorios ocupados. Contrariamente al compromiso constructivo de Azerbaiyán, el primer ministro de Armenia socava deliberadamente el formato y el contenido del proceso de negociación. Su declaración de que "Karabaj es Armenia" perjudica gravemente el proceso de negociaciones. Sus inaceptables e infundadas llamadas siete condiciones a Azerbaiyán han sido rechazadas por nosotros. Sólo hemos puesto una condición para lograr la paz. Las fuerzas armadas de Armenia deben retirarse de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán. El mundo entero reconoce a Nagorno-Karabaj como parte integral de Azerbaiyán.

El primer ministro de Armenia anunció el establecimiento de una milicia civil compuesta por decenas de miles de civiles que se verán obligados a emprender acciones militares contra Azerbaiyán. El ministro de Defensa de Armenia pide "una nueva guerra para nuevos territorios". Armenia amenaza a Azerbaiyán con atacar las principales ciudades, las infraestructuras civiles críticas como el embalse de Mingachevir y la terminal de Sangachal, que es una de las terminales de petróleo y gas más grandes del mundo situada cerca de Bakú y que proporciona seguridad energética a decenas de países.

Armenia recluta y utiliza mercenarios y terroristas de diferentes países contra Azerbaiyán. Armenia es un Estado que patrocina el terrorismo. Armenia cometió más de 30 actos terroristas en Azerbaiyán. Tenemos información fidedigna sobre la presencia de la organización terrorista armenia ASALA en los territorios ocupados.

Los terroristas armenios han matado a 24 diplomáticos turcos. Varuzhan Karapetian, miembro de la organización terrorista ASALA que cometió un acto de terror matando a muchas personas de diferentes nacionalidades, en el aeropuerto de Orly en París fue posteriormente extraditado a Armenia y luego perdonado por el presidente de Armenia. Este terrorista fue tratado como un héroe en Armenia.

Recientemente, Armenia ha adoptado su doctrina militar agresiva y ofensiva y su Estrategia de Seguridad Nacional. La Estrategia de Seguridad Nacional contiene ideas racistas, chovinistas y "azerbaiyanafóbicas".

La glorificación del nazismo es la política de Estado de Armenia. El general nazi Garegin Nzhdeh ha sido convertido en "héroe nacional". Después de la Segunda Guerra Mundial, fue detenido y condenado a 25 años de prisión y murió allí. Se construyó un monumento de casi 6 metros de altura en memoria de Nzhdeh en el centro de la capital de Armenia. Los miembros de varias organizaciones terroristas armenias como ASALA son glorificados en este país.

Las declaraciones hostiles y azerbaiyanafobicas y las provocaciones de los líderes armenios demuestran que Armenia se prepara para una nueva agresión contra Azerbaiyán. Pedimos a las Naciones Unidas y a la comunidad internacional que insten a Armenia a abstenerse de otra agresión militar.

Los dirigentes político-militares de Armenia tendrán toda la responsabilidad de instigar las provocaciones y la escalada de las tensiones.

Lamentablemente, la actividad del copresidente del Grupo de Minsk de la OSCE aún no ha dado ningún resultado. Las negociaciones no deben llevarse a cabo sólo por el bien de las negociaciones, sino que deben estar orientadas a los objetivos y ser significativas.

Los presidentes de los países copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, Francia, Rusia y Estados Unidos, en sus declaraciones, subrayaron que el status-quo es inaceptable. Acogemos con satisfacción estas declaraciones, pero las declaraciones no son suficientes. Necesitamos acciones.

Nuestra participación en el proceso de negociación durante casi 30 años es una clara demostración de nuestro compromiso con la paz. Los 11 miembros del Grupo de Minsk deben participar activamente en el proceso.

De conformidad con la resolución 853 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, debe prepararse un calendario actualizado para la retirada de las fuerzas armadas de Armenia de los territorios ocupados de Azerbaiyán. Las instituciones apropiadas de las Naciones Unidas deben contribuir a la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y al retorno de los desplazados internos de Azerbaiyán a sus tierras natales. Las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no tienen un plazo específico. Estas resoluciones son válidas hasta que se implementen. La mala interpretación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU es inaceptable.

El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán debe ser resuelto sobre la base de la integridad territorial de Azerbaiyán. La integridad territorial de Azerbaiyán nunca ha sido ni será objeto de negociaciones. La soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán deben ser completamente restauradas. Nagorno-Karabaj es una tierra azerbaiyana antigua e histórica. Karabaj es Azerbaiyán.

Nos preocupan seriamente los crecientes casos de suministro de armas a Armenia, especialmente justo después de la provocación militar de Armenia en el distrito de Tovuz de Azerbaiyán. Los enfrentamientos militares activos en la frontera estatal cesaron el 16 de julio. Al día siguiente, desde el 17 de julio hasta septiembre, fuimos testigos de la entrega de más de mil toneladas de equipo militar a Armenia por aviones de carga militares. Teniendo en cuenta que Armenia es uno de los países más pobres del mundo y no puede permitirse pagar por las armas miles de millones de dólares de los EE.UU., suponemos que obtiene las armas de forma gratuita.

El suministro de armas a un agresor y a un país que ha perpetrado una limpieza étnica socava considerablemente las negociaciones de paz y alienta al Estado ocupante a instigar nuevas provocaciones militares. En este contexto, instamos a todos los países a que se abstengan de suministrar armas a Armenia.

Debido a la agresión contra Azerbaiyán, Armenia sigue enfrentándose a una profunda crisis demográfica, social y económica. El cambio de régimen se produjo en Armenia hace dos años, pero la ideología fascista de este Estado fallido no ha cambiado.

Los derechos humanos son violados masivamente en Armenia. Se presiona y chantajea a los jueces, se encarcela a periodistas, activistas de la oposición y opositores políticos por un régimen despótico. De hecho, se ha establecido una dictadura en Armenia.

Se han abierto causas penales contra dos ex presidentes de este país. Se ha detenido a miembros del Parlamento a pesar de su inmunidad.

Mher Yegiazarian, periodista y político armenio, murió en prisión tras una huelga de hambre en enero de 2019. Pero no hubo reacción de las organizaciones internacionales cuyo deber es observar la democracia y los derechos humanos en todo el mundo. Human Rights Watch, Amnistía Internacional, Freedom House y otras organizaciones hicieron la vista gorda ante las acciones inhumanas y brutales del régimen despótico de Armenia. La razón puede ser que el régimen de Pashinyán está financiado y apoyado por Soros, que patrocina muchas de las llamadas organizaciones no gubernamentales de derechos humanos en todo el mundo.

Las relaciones políticas en este país han llegado a un punto de crisis. El país ha sido gobernado por señores de la guerra durante 20 años. El liderazgo político actual continúa la práctica de los regímenes anteriores. No hay perspectivas de desarrollo para Armenia a menos que se eliminen las consecuencias de la agresión militar contra Azerbaiyán. Armenia fue el único país que se opuso a la iniciativa de celebrar el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en respuesta a COVID-19, mientras que en Armenia la situación con el coronavirus es la más desesperada. Armenia se opuso a esta iniciativa sólo porque Azerbaiyán la ha lanzado. La objeción a tal esfuerzo es producto de un pensamiento irracional. Es otra demostración de la política de "Azerbaiyanofobia" que ha prevalecido en Armenia y que promueve el gobierno. El odio contra el pueblo azerbaiyano se inculca en la generación joven.

A pesar de las enormes dificultades causadas por la ocupación armenia, Azerbaiyán logró construir un país estable, moderno, democrático y multicultural. El desarrollo de la democracia y la protección de los derechos humanos están entre las principales prioridades de nuestro gobierno. Todas las libertades fundamentales están plenamente garantizadas, entre ellas la libertad de expresión, la libertad de los medios de comunicación, la libertad de reunión, la libertad religiosa y el desarrollo de la sociedad civil. Hace varios meses lanzamos una amplia iniciativa de diálogo político. Todos los principales partidos políticos apoyaron esta iniciativa. El diálogo político que se ha iniciado con éxito ayudará a fortalecer nuestro sistema político y a servir a la causa del desarrollo sostenible de Azerbaiyán.

La economía de Azerbaiyán se ha desarrollado rápidamente y el PIB se ha triplicado en los últimos 17 años. La pobreza en Azerbaiyán se redujo del 49% al 5% en 17 años. Más de 3700 escuelas han sido construidas o completamente renovadas en Azerbaiyán en los últimos 17 años. La tasa de alfabetización es cercana al 100% en nuestro país. Como país con un progreso significativo en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Azerbaiyán ha sido uno de los pocos estados que ha presentado voluntariamente revisiones nacionales a la ONU en dos ocasiones. Azerbaiyán ocupa el puesto 54 entre 166 países en el Índice de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, según el "Informe sobre el Desarrollo Sostenible 2020".

Azerbaiyán ha participado activamente en proyectos de conectividad regional, como los corredores de transporte Este-Oeste, Norte-Sur y Noroeste, convirtiéndose en uno de los principales y más fiables centros de transporte y logística de Eurasia. También ha puesto en marcha el ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars y el puerto marítimo comercial internacional de Bakú, con una capacidad potencial de manipulación de 25 millones de toneladas. Según el Informe de Competitividad Mundial 2019 del Foro Económico de Davos - entre 141 países, Azerbaiyán ocupa el 11º lugar en cuanto a la "Eficiencia de los servicios ferroviarios", el 12º en cuanto a la "Eficiencia de los servicios de transporte aéreo", el 25º en cuanto a la "Eficiencia de los servicios portuarios" y el 27º en cuanto a la "Calidad de la infraestructura de carreteras".

Azerbaiyán es miembro del club espacial internacional. Hoy tenemos 3 satélites: 2 de telecomunicaciones y uno de observación de la tierra. El 80% de nuestra población utiliza Internet.

Hemos puesto en marcha medidas eficaces para hacer frente al problema de la escasez de agua dulce debido al cambio climático. Azerbaiyán ha ratificado el Acuerdo de París, con la obligación voluntaria de lograr una reducción del 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en comparación con el año base 1990. En Azerbaiyán, utilizamos gas natural y centrales hidroeléctricas respetuosas con el medio ambiente para la generación de electricidad. El multiculturalismo es el modo de vida del pueblo de Azerbaiyán. Presentamos al mundo el ejemplo de tolerancia y coexistencia. El "Proceso de Bakú", iniciado por Azerbaiyán en 2008 para fortalecer el diálogo y la cooperación entre el mundo musulmán y Europa, cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas. En las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas se ha reconocido el Foro Mundial sobre el Diálogo Intercultural que se celebra en Azerbaiyán cada dos años como una "plataforma mundial fundamental para promover el diálogo intercultural".

El séptimo Foro Mundial de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas se celebró en Azerbaiyán en 2016. Además, Azerbaiyán acogió los primeros Juegos Europeos y los cuartos Juegos de Solidaridad Islámica de la historia en 2015 y 2017, respectivamente. Estos eventos deportivos son también nuestra gran contribución a la promoción del multiculturalismo.

El Papa Francisco visitó Azerbaiyán en 2016. Este febrero, visité el Vaticano y me reuní con el Papa Francisco. Durante nuestra reunión, el Papa Francisco se refirió a Azerbaiyán como un "verdadero ejemplo de tolerancia".

Azerbaiyán da gran importancia a la restauración de monumentos religiosos, mezquitas, iglesias y sinagogas. Hemos puesto en marcha proyectos conjuntos para restaurar esos monumentos religiosos e históricos en diferentes países.

La pandemia de coronavirus ha cambiado por completo la situación en el mundo y, como resultado, han surgido nuevas realidades. Inicialmente, se esperaba que el virus afectara a las naciones en desarrollo. Sin embargo, la pandemia ha tenido un impacto significativo en las naciones desarrolladas también. Esto demuestra una vez más que el virus no reconoce fronteras. Sólo a través del apoyo mutuo y los esfuerzos conjuntos podemos superar la pandemia.

Azerbaiyán ha adoptado las medidas preventivas oportunas y necesarias para detener la propagación del virus. El logro por parte de Azerbaiyán de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los progresos realizados en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible nos han permitido llevar a cabo una lucha eficaz contra la pandemia. La infraestructura sanitaria de Azerbaiyán se ha desarrollado y renovado considerablemente, con casi 700 hospitales e instalaciones sanitarias construidas o completamente renovadas en los últimos 17 años.

Gracias a las medidas adoptadas, la situación del país con COVID-19 ha permanecido bajo control. La vida y la salud de nuestros ciudadanos es prioritaria para nosotros, a pesar de las dificultades económicas causadas por la pandemia.

El paquete de estímulo socioeconómico por valor de más de 2.000 millones de dólares se ha puesto en marcha para garantizar la estabilidad económica, abordar los problemas de empleo y asegurar la estabilidad macroeconómica y fiscal. Las medidas de socorro social abarcan a casi 5 millones de personas, es decir, a la mitad de nuestra población.

La Organización Mundial de la Salud nombró a Azerbaiyán un ejemplo en la lucha contra la pandemia.

Hemos hecho contribuciones voluntarias a la Organización Mundial de la Salud por valor de 10 millones de dólares en dos tramos iguales. El segundo tramo se asignó a los Estados miembros del Movimiento de los Países No Alineados. Azerbaiyán ha prestado asistencia humanitaria y financiera a más de 30 países en relación con el coronavirus.

Por decisión unánime de los 120 países del Movimiento de los Países No Alineados, Azerbaiyán fue elegido como presidente de este órgano. En octubre de 2019 Azerbaiyán asumió la presidencia del Movimiento de los Países No Alineados durante la 18ª Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Bakú. En mi declaración en la cumbre subrayé que Azerbaiyán hará todo lo posible por defender los intereses de los países del Movimiento de los Países No Alineados. Azerbaiyán defenderá la justicia y las normas del derecho internacional.

La Cumbre Extraordinaria del Movimiento de los Países No Alineados en respuesta al coronavirus por videoconferencia se celebró por iniciativa nuestra en mayo de 2020. Durante esa Cumbre, sugerí que se celebrara el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en respuesta al coronavirus a nivel de jefes de Estado y de gobierno. Esta iniciativa fue apoyada por más de 130 estados miembros de la ONU.

Creo que el período extraordinario de sesiones servirá de marco para abordar el impacto de la pandemia en todas las esferas y contribuirá a los esfuerzos para eliminar sus consecuencias.

Los problemas de la paz y la seguridad internacionales y el impacto de la pandemia en los países del mundo exigen la solidaridad entre los países. Quiero presentar varias propuestas con este fin:

- Las reformas en el seno de las organizaciones internacionales son particularmente oportunas y esenciales en el período posterior a la pandemia. A este respecto, debe prestarse especial atención al aumento del papel y el prestigio de las Naciones Unidas en el plano mundial y a su capacidad para adoptar medidas de respuesta más adecuadas a los desafíos de los tiempos modernos.

- El incumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad socava el prestigio de las Naciones Unidas. Deben crearse mecanismos de aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

- Los refugiados y los desplazados internos se han convertido en el grupo más vulnerable del período de la pandemia. El retorno de estos grupos vulnerables a sus tierras natales en condiciones de seguridad y dignidad adquiere gran urgencia.

- Es necesario asegurar la asequibilidad y la distribución justa de una vacuna, mientras que los países menos desarrollados deben obtenerla de forma gratuita. A este respecto, deberían elaborarse mecanismos de supervisión adicionales.

- Debe analizarse cuidadosamente el alcance de los efectos negativos de la pandemia en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible por parte de los países, y deben formularse soluciones.

Gracias por su atención.

 

Fuente: AZERTAG